Las postales regresan

Poco a poco regresan los viajes y, con ellos, nuestras queridas postales. En esta nueva remesa está una que quedó pendiente de llegar de la anterior, desde la Villa del Libro de Montolieu, que visitó nuestra amiga Henar Cuadrado en agosto. De este pueblo hermano de libros ya teníamos varias tarjetas en nuestra colección, al igual que de una de las villas del libro que hay en Noruega, pero siempre hace especial ilusión. Henar nos dice en el reverso que en Montolieu hay «muchas pequeñas librerías» que le recordaron a la nuestra y nos daba «mucho ánimo para seguir con vuestro proyecto». «No estáis solos y otros pueblos por el mundo también intentan mantener viva la cultura», apuntaba. Otra de las postales que os enseñamos hoy llegó desde Sanlúcar de Barrameda, pero fue comprada en la villa del libro de Óbidos, en Portugal. Nos la hizo llegar otra gran amiga viajera, Marta Sánchez, que nos contó que se alojó en un «hotel literario» y que todo era allí «precioso».

La tercera postal nos la envió Yasodhara López desde el excelente museo de la industria siderúrgica que dirige en Ponferrada, La fábrica de luz. Museo de la energía, que hace tres años acogió una exposición de Fidel Raso, al que tenemos muchas ganas de volver, y que os animamos a visitar «Seguimos estando cerca y os mandamos toda nuestra ENERGÍA», nos decía.

Por último, la recién llegada: una postal desde el edificio favorito del mundo de esta librera, el Panteón de Roma, pero no en su faceta original de templo politeísta, sino en la actual de iglesia cristiana y con una oración de Pentecostés en el reverso. Mariano nos la envía con este texto: «A pesar de todo (Iglesia, suciedad, gente, mucha gente), Roma es eterna. ¡Volveré!».

Vuelven los viajes y las postales. Echaremos de menos las de nuestro querido amigo Carlos Ángel Fernández Buey, siempre en nuestro corazón.

Compartir esta publicacion

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

2 respuestas

  1. Montolieu, villa del libro ubicada en el sur de Francia, está a tan solo 25 kms de Carcasonne. Es una joya tranquila, cuca y acogedora muy cerca de entornos turísticos abarrotados de gente. Además hay múltiples posibilidades para hacer turismo de naturaleza como senderismo. Hay un pequeño museo “des Arts et Métiers du livre”, de las artes y profesiones del libro, que nos invita a hacer un viaje en lo que ha sido la historia de la escritura, su diversidad y alfabetos, y de los distintos ingenios para transmitir la palabra escrita. En la puerta del museo hay un libro tallado en piedra con estas frases: “Un livre est un outil de liberté”de Jean de Guéhenno – un libro es una herramienta de libertad -; y “Chaque lecture est un acte de résistance” de Daniel Pennac – cada lectura es un acto de resistencia -. Qué magnífico mensaje nos envían estos mensajes en estos tiempos acelerados. Una invitación a recogernos en la lectura con espíritu abierto. Buenas lecturas otoñales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0