Fotos de los participantes en el Taller de fotografía documental (II)

Compartimos una segunda entrega de fotografías de los participantes en el Taller de fotografía documental ‘Algo más que un clic’, comentadas por el fotógrafo que lo impartió, Fidel Raso.

En las fotos que nos envía Arancha Espinosa se puede constatar una mirada multidisciplinar que va desde el detalle a lo general. Con una composición que tiende a ser centrada (el interés está en el centro), nos presenta fotografías marcadas por un entorno rural, que forman parte de un trabajo profesional como arquitecta, en concreto de su Tesis doctoral, sobre el Valle de Esgueva. Madera, piedra y campo se mueven entre cuidadas líneas arquitectónicas. En una de ellas, que recoge un fragmento de arcoíris, este se complementa en el encuadre con una vieja farola de poste de madera con la que la autora parece jugar con una intencionalidad ¿una farola con luces de colores? Significativa la fotografía que recoge el choque arquitectónico entre una construcción de piedra con algún siglo a sus espaldas y una nave de chapa moderna, un encuentro en el que se tocan dos arquitecturas dispares con muchos años de por medio. En otras, una caseta construida con adobes es un bello ejemplo de construcción de tierra sobre tierra mientras otra fotografía nos presenta un paisaje roto (literal) con dos columnas pétreas apuntando al cielo y un banco tullido que parecen ocupar un destacado lugar dentro un encuadre general de ambiente desolador.

En el caso de Javier Buitrón, tres de las cuatro fotografías enviadas tienen una marcada tendencia hacia las líneas y las formas, la otra rompe las anteriores y se adentra en la composición de colores y formas esféricas de unas moras salvajes, nos invita a mirar con detalle lo que no deja de ser una construcción molecular tantas veces vista a través de un microscopio. En realidad encierra una invitación para observar aquello que siendo pequeño es hermoso. Las otras tres fotografías comprimen sobre un plano los volúmenes reales de lo fotografiado. Una salvedad: la fotografía de las cadenas y la escalera de formato cuadrado podrían presentarse giradas sobre un plano de 360º sin que se alterase el contenido. Es decir, se podrían colocar dentro de un marco para ser colgadas en cualquier posición.

Las fotografías de Iris Buitrón entran en detalles multidisciplinares incrustados en la naturaleza (incluso con parte de un pie). Los exteriores van desde lo pequeño a otros planos más abiertos dentro de los cuales la fotógrafa busca el apoyo de la línea del horizonte para separar composiciones tanto por líneas como por tonos de colores.

Compartir esta publicacion

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0