Viaje a Jerusalén

A finales del siglo XIX Jerusalén era más un mito que una ciudad, un lugar en el imaginario religioso de varias culturas que ya atraía peregrinos de todo el mundo. Por sus calles vemos deambular una formidable batahola de creyentes con ritos, lenguas, vestimenta y plegarias de variado acento: coptos sirios, ortodoxos etíopes, rusos o griegos, católicos armenios o alemanes, judíos askenazíes o sefarditas, maronitas o drusos libaneses, y musulmanes llegados del Magreb o del Lejano Oriente. Para todos es una ciudad sagrada, una ciudad de profundo significado religioso. Bajo autoridad otomana como parte del antiguo eyalato de la Gran Siria, la ciudad palestina crecía imparable tras sus murallas, pero sus gentes todavía vestían «atavíos de edades pretéritas», como observa Pierre Loti. Un largo viaje por el desierto atravesando Gaza, Hebrón, Belén, Jericó y Betania le prepara para una ciudad mítica que, ante su pasmo, ya estaba tomada por las hordas turísticas y los carruajes de la agencia Thomas Cook. Loti no disimula su enfado ante la bulla de los ociosos excursionistas que llenan hoteles y caravasares. Pasado y futuro se funden en un periodo finisecular aún ajeno a los desgarros que originará la creación del Estado de Israel.

Pierre Loti (Rochefort, 1850 – Hendaya, 1923) Louis Marie-Julien Viaud (su verdadero nombre) fue marino, coleccionista, aventurero, y el más grande escritor francés de literatura de viajes. Aunque por origen familiar era protestante, Loti sintió una devoción especial por el mundo islámico. De personalidad curiosa y talante original e iconoclasta, atravesó el mundo como oficial de la marina francesa y visitó países y culturas de los cinco continentes, aún muy desconocidas para la mirada europea. Dejó un impresionante legado literario de sus viajes formado por artículos, ensayos,  relatos, novelas y diarios. Recibió muy temprano las más importantes distinciones literarias de su país al ser nombrado miembro de la Academia Goncourt y de la Academia Francesa. En 1895, tras visitar Oriente Medio, publicó este relato sobre Jerusalén.

 

Un colorido relato de la vida en esta mítica ciudad antes de la llegada de la modernidad.

Viaje a Jerusalén

14,50

Un colorido relato de la vida en esta mítica ciudad antes de la llegada de la modernidad.

*Para envíos internacionales, consultar tarifas

Descripción

A finales del siglo XIX Jerusalén era más un mito que una ciudad, un lugar en el imaginario religioso de varias culturas que ya atraía peregrinos de todo el mundo. Por sus calles vemos deambular una formidable batahola de creyentes con ritos, lenguas, vestimenta y plegarias de variado acento: coptos sirios, ortodoxos etíopes, rusos o griegos, católicos armenios o alemanes, judíos askenazíes o sefarditas, maronitas o drusos libaneses, y musulmanes llegados del Magreb o del Lejano Oriente. Para todos es una ciudad sagrada, una ciudad de profundo significado religioso. Bajo autoridad otomana como parte del antiguo eyalato de la Gran Siria, la ciudad palestina crecía imparable tras sus murallas, pero sus gentes todavía vestían «atavíos de edades pretéritas», como observa Pierre Loti. Un largo viaje por el desierto atravesando Gaza, Hebrón, Belén, Jericó y Betania le prepara para una ciudad mítica que, ante su pasmo, ya estaba tomada por las hordas turísticas y los carruajes de la agencia Thomas Cook. Loti no disimula su enfado ante la bulla de los ociosos excursionistas que llenan hoteles y caravasares. Pasado y futuro se funden en un periodo finisecular aún ajeno a los desgarros que originará la creación del Estado de Israel.

Pierre Loti (Rochefort, 1850 – Hendaya, 1923) Louis Marie-Julien Viaud (su verdadero nombre) fue marino, coleccionista, aventurero, y el más grande escritor francés de literatura de viajes. Aunque por origen familiar era protestante, Loti sintió una devoción especial por el mundo islámico. De personalidad curiosa y talante original e iconoclasta, atravesó el mundo como oficial de la marina francesa y visitó países y culturas de los cinco continentes, aún muy desconocidas para la mirada europea. Dejó un impresionante legado literario de sus viajes formado por artículos, ensayos,  relatos, novelas y diarios. Recibió muy temprano las más importantes distinciones literarias de su país al ser nombrado miembro de la Academia Goncourt y de la Academia Francesa. En 1895, tras visitar Oriente Medio, publicó este relato sobre Jerusalén.

 

Información adicional

Autor

Pierre Loti

Edición

2021

Editorial

La Línea del Horizonte. Colección Cuadernos del horizonte

Traducción

Pilar Rubio Remiro

Formato

Rústica con solapas, 18,5 x 12 cms

Páginas

200

ISBN

978-84-17594-65-7

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Viaje a Jerusalén”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0

Viaje a Jerusalén

14,50