Festina lente (Apresúrate despacio)

«Aldo esta erigiendo una biblioteca cuyas fronteras son las fronteras de la tierra».

Festina lente (Apresúrate despacio) es un proverbio latino comentado por Erasmo de Rotterdam pero también es, sobre todo, un elogio a la figura de Aldo Manuzio como impresor, quien había co-
menzado a utilizar dicho proverbio, junto con
el grabado de la figura de un delfín en-
roscándose en un ancla, como
marca de la calidad y
de la autentici-
dad de sus
libros.
•   •   •

Me permito decir bien alto mis propias experiencias. Cuando en Italia, yo, un holandés, edité mi obra de Adagios, cuantos eruditos allí había me ofrecían de buen grado los libros de autores todavía no divulgados por la imprenta que sospechaban podría yo utilizar. Aldo me hizo totalmente partícipe del tesoro de su biblioteca. Lo mismo hicieron Juan Lascaris, Bautista Egnatius, Marco Masurus, fray Urbano. Recibí ayuda de algunos que no había conocido personalmente y aun no de nombre. A Venecia solo llevaba conmigo la confusa y desordenada materia de mi futura obra y esto de autores publicados hasta entonces. Al mismo tiempo fuimos arrastrados por mi gran temeridad los dos, yo a escribir, Aldo a imprimir. El trabajo completo estuvo realizado más o menos en nueve meses y en el transcurso de este tiempo empezaron mis dolores por los nefastos cálculos que hasta entonces no había advertido. Así, pues, imagínate qué gran parte hubiera perdido de mi trabajo si los eruditos no me hubiesen provisto de libros manuscritos.

Erasmo de Rotterdam

 

Un homenaje al libro y al proceso editorial desde sus inicios humanistas en el Renacimiento

Festina lente (Apresúrate despacio)

6,00

Un homenaje al libro y al proceso editorial desde sus inicios humanistas en el Renacimiento

*Para envíos internacionales, consultar tarifas

Descripción

«Aldo esta erigiendo una biblioteca cuyas fronteras son las fronteras de la tierra».

Festina lente (Apresúrate despacio) es un proverbio latino comentado por Erasmo de Rotterdam pero también es, sobre todo, un elogio a la figura de Aldo Manuzio como impresor, quien había co-
menzado a utilizar dicho proverbio, junto con
el grabado de la figura de un delfín en-
roscándose en un ancla, como
marca de la calidad y
de la autentici-
dad de sus
libros.
•   •   •

Me permito decir bien alto mis propias experiencias. Cuando en Italia, yo, un holandés, edité mi obra de Adagios, cuantos eruditos allí había me ofrecían de buen grado los libros de autores todavía no divulgados por la imprenta que sospechaban podría yo utilizar. Aldo me hizo totalmente partícipe del tesoro de su biblioteca. Lo mismo hicieron Juan Lascaris, Bautista Egnatius, Marco Masurus, fray Urbano. Recibí ayuda de algunos que no había conocido personalmente y aun no de nombre. A Venecia solo llevaba conmigo la confusa y desordenada materia de mi futura obra y esto de autores publicados hasta entonces. Al mismo tiempo fuimos arrastrados por mi gran temeridad los dos, yo a escribir, Aldo a imprimir. El trabajo completo estuvo realizado más o menos en nueve meses y en el transcurso de este tiempo empezaron mis dolores por los nefastos cálculos que hasta entonces no había advertido. Así, pues, imagínate qué gran parte hubiera perdido de mi trabajo si los eruditos no me hubiesen provisto de libros manuscritos.

Erasmo de Rotterdam

 

Información adicional

Autor

Erasmo de Rotterdam

Edición

2020

Editorial

Libros de la Resistencia

Traducción

José Campos

Formato

Rústica, 10.5 X 15 cm

Páginas

64

ISBN

9788415766636

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Festina lente (Apresúrate despacio)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0

Festina lente (Apresúrate despacio)

6,00