El niño perdido

Estamos en 1904, en la época de la Exposición Universal celebrada en Saint Louis. La familia Wolfe se ha trasladado desde Asheville y ha abierto aquí un pequeño alojamiento para los vecinos de su lejana ciudad natal que visitan la Exposición. Grover Wolfe tiene sólo doce años, pero, según dicen todos, una sensibilidad y una madurez extraordinarias…

He aquí uno de los textos más hermosos de la literatura norteamericana del siglo XX: la búsqueda del «niño perdido», del hermano muerto. Una historia, en cuatro tiempos, contada por uno de los grandes narradores de los años treinta: Thomas Wolfe, quien construye, con telón de fondo de esa América provinciana que aún hoy nos fascina, una novela tan bella como intensa, perfecta en su estructura e inigualable en su poder de evocación.

Thomas Wolfe y su editor Maxwell Perkins han inspirado la película El editor de libros.

Thomas Wolfe nació en Asheville en 1900 y murió en Baltimore a los treinta y ocho años, víctima de la tuberculosis. Considerado como uno de los más importantes narradores norteamericanos de la primera mitad del siglo xx, y admirado por sus coetáneos: de William Faulkner –quien dijo de él que era el mejor escritor de su generación– a Sinclair Lewis –que incluso lo citó en su discurso de recepción del Premio Nobel–, su novela El ángel que nos mira (1929) obtuvo gran resonancia en su país y en buena parte de Europa. Le siguieron otras obras de igual envergadura, como Del tiempo y el río (1935) o las póstumas The Web and the Rock (1939) y You Can’t Go Home Again (1940). Wolfe es recordado especialmente por sus piezas maestras en formato breve, que Periférica comenzó a rescatar en 2011 con la publicación de El niño perdido, a la que han seguido Una puerta que nunca encontré (2012), que tiene evidentes conexiones con Hermana muerte (2014), y Especulación (2013)

«Una de las máximas aspiraciones de cualquiera de nosotros sería llegar a escribir algo con la altura y la poesía de El niño perdido». Jack Kerouac

«En Norteamérica hay tres grandes escritores: primero está Wolfe, después yo, y después Hemingway.»
William Faulkner, dos años después de recibir el Premio Nobel

Uno de los textos más hermosos de la literatura norteamericana del siglo XX

El niño perdido

15,50

Uno de los textos más hermosos de la literatura norteamericana del siglo XX

*Para envíos internacionales, consultar tarifas

Descripción

Estamos en 1904, en la época de la Exposición Universal celebrada en Saint Louis. La familia Wolfe se ha trasladado desde Asheville y ha abierto aquí un pequeño alojamiento para los vecinos de su lejana ciudad natal que visitan la Exposición. Grover Wolfe tiene sólo doce años, pero, según dicen todos, una sensibilidad y una madurez extraordinarias…

He aquí uno de los textos más hermosos de la literatura norteamericana del siglo XX: la búsqueda del «niño perdido», del hermano muerto. Una historia, en cuatro tiempos, contada por uno de los grandes narradores de los años treinta: Thomas Wolfe, quien construye, con telón de fondo de esa América provinciana que aún hoy nos fascina, una novela tan bella como intensa, perfecta en su estructura e inigualable en su poder de evocación.

Thomas Wolfe y su editor Maxwell Perkins han inspirado la película El editor de libros.

Thomas Wolfe nació en Asheville en 1900 y murió en Baltimore a los treinta y ocho años, víctima de la tuberculosis. Considerado como uno de los más importantes narradores norteamericanos de la primera mitad del siglo xx, y admirado por sus coetáneos: de William Faulkner –quien dijo de él que era el mejor escritor de su generación– a Sinclair Lewis –que incluso lo citó en su discurso de recepción del Premio Nobel–, su novela El ángel que nos mira (1929) obtuvo gran resonancia en su país y en buena parte de Europa. Le siguieron otras obras de igual envergadura, como Del tiempo y el río (1935) o las póstumas The Web and the Rock (1939) y You Can’t Go Home Again (1940). Wolfe es recordado especialmente por sus piezas maestras en formato breve, que Periférica comenzó a rescatar en 2011 con la publicación de El niño perdido, a la que han seguido Una puerta que nunca encontré (2012), que tiene evidentes conexiones con Hermana muerte (2014), y Especulación (2013)

«Una de las máximas aspiraciones de cualquiera de nosotros sería llegar a escribir algo con la altura y la poesía de El niño perdido». Jack Kerouac

«En Norteamérica hay tres grandes escritores: primero está Wolfe, después yo, y después Hemingway.»
William Faulkner, dos años después de recibir el Premio Nobel

Información adicional

Autor

Thomas Wolf

Traducción

Juan Cárdenas

Edición

Noviembre 2016. Cuarta reimpresión

Editorial

Periférica

Páginas

96

ISBN

978-84-92865-41-3

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El niño perdido”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
Niño perdido

El niño perdido

15,50