El derecho a la pereza

«Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de los países en que reina la civilización capitalista. Esa locura es responsable de las miserias individuales y sociales que, desde hace dos siglos, torturan a la triste humanidad. Esa locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda del trabajo, que llega hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de su prole.»

Probablemente, Lafargue bailaría hoy con gusto al son de La Polla Records aquello de «no disfrutamos en el paro, ni disfrutamos trabajando». La desquiciante situación de desempleo masivo que se vive en la actualidad, y la no menos desquiciante precariedad de quienes tienen un puesto de trabajo; en definitiva, el perfeccionamiento del chantaje de un mercado de trabajo que no deja de ser un mercado de personas, le da una vigencia inquietante a este texto escrito en el siglo XIX.

Todavía hoy existe un encumbramiento moral del trabajo, enun mundo en que tanto el privilegio de ser explotado como la imposibilidad de serlo son formas compatibles, convergentes y paralelas de destrucción social y psicológica de las personas. Ya en su tiempo, Lafargue detectó lúcidamente lo que no es más que pensamiento mágico; esa religión del trabajo, que incluso las corrientes mayoritarias del movimiento obrero tomaron como propia.

Paul Lafargue (1842-1911) De familia francesa pero nacido en Cuba, Paul Lafargue es uno de los primeros referentes del marxismo heterodoxo. Entró en contacto con las teorías de Proudhon durante sus estudios en Francia y, tras participar en el Congreso Mundial de Estudiantes de Lieja (1865), fue vetado por las universidades francesas, trasladándose a Londres, donde se convertiría en estrecho colaborador de Marx y en miembro del consejo general de la I Internacional. Activista destacado durante la Comuna de París, tras la derrota y la represión, se trasladó a Madrid, donde vivió entre 1871 y 1872, y donde intentó fortalecer una facción marxista, enfrentándose con los sectores anarquistas. Compañero de Laura Marx, la pareja se convirtió en albacea del legado documental de Marx, tras la muerte de Engels. Paul y Laura se suicidaron juntos en 1911.

 

El derecho a la pereza

12,00

*Para envíos internacionales, consultar tarifas

Descripción

«Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de los países en que reina la civilización capitalista. Esa locura es responsable de las miserias individuales y sociales que, desde hace dos siglos, torturan a la triste humanidad. Esa locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda del trabajo, que llega hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de su prole.»

Probablemente, Lafargue bailaría hoy con gusto al son de La Polla Records aquello de «no disfrutamos en el paro, ni disfrutamos trabajando». La desquiciante situación de desempleo masivo que se vive en la actualidad, y la no menos desquiciante precariedad de quienes tienen un puesto de trabajo; en definitiva, el perfeccionamiento del chantaje de un mercado de trabajo que no deja de ser un mercado de personas, le da una vigencia inquietante a este texto escrito en el siglo XIX.

Todavía hoy existe un encumbramiento moral del trabajo, enun mundo en que tanto el privilegio de ser explotado como la imposibilidad de serlo son formas compatibles, convergentes y paralelas de destrucción social y psicológica de las personas. Ya en su tiempo, Lafargue detectó lúcidamente lo que no es más que pensamiento mágico; esa religión del trabajo, que incluso las corrientes mayoritarias del movimiento obrero tomaron como propia.

Paul Lafargue (1842-1911) De familia francesa pero nacido en Cuba, Paul Lafargue es uno de los primeros referentes del marxismo heterodoxo. Entró en contacto con las teorías de Proudhon durante sus estudios en Francia y, tras participar en el Congreso Mundial de Estudiantes de Lieja (1865), fue vetado por las universidades francesas, trasladándose a Londres, donde se convertiría en estrecho colaborador de Marx y en miembro del consejo general de la I Internacional. Activista destacado durante la Comuna de París, tras la derrota y la represión, se trasladó a Madrid, donde vivió entre 1871 y 1872, y donde intentó fortalecer una facción marxista, enfrentándose con los sectores anarquistas. Compañero de Laura Marx, la pareja se convirtió en albacea del legado documental de Marx, tras la muerte de Engels. Paul y Laura se suicidaron juntos en 1911.

 

Información adicional

Autor

Paul Lafargue

Edición

Primera edición en Virus, marzo 2016

Editorial

Virus Editorial

Formato

Rústica con solapas, 17×12 cm

Ilustraciones

Pilar Sánchez Molina

Traducción

Meritxell Martínez

Páginas

96

ISBN

9788492559695

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El derecho a la pereza”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0

El derecho a la pereza

12,00