La ermita de la Anunciada (siglo XII), envuelta en niebla otoñal.